domingo, 4 de junio de 2006

Pensamiento irracional y underground

"El hombre universal del Renacimiento, pagano, cristiano, artista, científico y mago, como Leonardo, fue abortado por la Contrarreforma jesuítica y la ciencia racionalista. Su nacimiento será el nacimiento de una nueva cultura". Luis Racionero.

.

Hasta aquí hemos explorado diversas formas racionales de conocimiento (a excepción del post dedicado a sincronicidad). Puede que fueran teorías minoritarias, pero se trataba de teorías surgidas de la razón. Sin embargo, decíamos cuando tratabamos el cambio de paradigma que éste también se caracteriza por el surgimiento de nuevas formas de conocimiento no racionales. Es de ellas que hablaremos a partir de ahora principalmente, para lo cual es imprescindible comenzar por establecer la antítesis entre "filosofías racionales" y "filosofías irracionales". Las segundas, defendidas por todo movimiento underground desde hace casi doscientos años, están muy lejos de ser absurdas e incoherentes, y su base es más la experiencia que la verdad, es la energía, la vitalidad, el placer, el gozo y la serenidad. Así, más que "cogito ergo sum", se trata de un igualmente válido "coito ergo sum".

La palabra "irracionalismo" está sin embargo hoy cargada de connotaciones negativas más o menos desde que el sujeto de la derecha escribió su "Discurso del método" en el cual se enorgullecía de ser capaz en todo momento de decidir y actuar tal y como lo haría una máquina. Es básicamente debido a este pensamiento que nuestra civilización se va progresivamente mecanizando, y que el objetivo último de muchos hombres "racionales" se convierte en ser gobernados por un ordenador perfecto que no cometa errores, cualidad humana indeseable. Así, mecanizamos todo, comenzando por el Universo (mediante las "leyes naturales"), y terminando por el sexo, las relaciones personales, la diversión, el trabajo...

Por otro lado, el de la izquierda escribió en su día otro libro titulado "La nueva Atlántida" en el que fijó como objetivo de nuestra raza el dominar por completo al resto de especies, sustancias, procesos... del planeta, mediante la razón y el conocimiento racional de los mecanismos que rigen el mundo. Su libro hablaba hace casi 400 años de selección genética, creación de especies nuevas y una ciudad continua con pequeños zoológicos y algún parque como único remanente del resto de seres no humanos. Fieles seguidores de este pensamiento, completamos la "obra" cada vez con mayor eficiencia, y actualmente nos hemos convertido en el último "gran destructor", matando unas 30.000 especies al año (el cálculo es conservador y anticuado, de 1993, E. O. Wilson) e iniciando así lo que se ha convenido en calificar la sexta gran extinción, que se está produciendo a una velocidad muy superior a las anteriores cinco. Sí, somos peores que el meteorito que aniquiló a los dinosaurios, somos poderosos ángeles exterminadores, Dios nos creó para exterminar la naturaleza que él había creado, es evidente... pero no somos conscientes de que no exterminamos otra cosa que el paraíso del que vivimos.

En contraste con estos dos hombres, tan bien arreglados, cultos, educados, altivos y ricos como Patrick Bateman de "American Psycho", existe una corriente ideológica que se opone al racionalismo y que en diversas ocasiones desde el siglo XIX se ha enfrentado a él, perdiendo siempre.

Patrick Bateman, pro-hombre empresario rico, triunfador y WASP de la era moderna, tras cortar en pedazos a su ex-novia con una sierra mecánica, debe actuar racionalmente para evitar ser capturado. Cuando su razón decae y afloran sus sentimientos está a punto de confesar.

Románticos, ludistas, anarquistas, beatniks, hippies... compartieron un sueño común de ciudades de dimensiones humanas, trabajos humanos, relaciones humanas, experiencia psicológica personal, trascendentalidad y respeto por la naturaleza de la que somos parte. Todos ellos fueron reprimidos brutalmente por los poderes establecidos hasta el punto de que destruir una máquina en la Inglaterra de finales del XIX era penado con la muerte. Los anarquistas fueron perseguidos y asesinados tanto por dictaduras fascistas como por democracias parlamentarias o regímenes comunistas. No hay tregua para aquel que amenaza el verdadero presupuesto de hecho del sistema, un presupuesto religioso, ideológico, social, económico, científico... Las diferencias entre Marx y Hayek, Hitler y Stalin, Clinton y Bush, Zapatero y Aznar... son nulas. Todos ellos aceptan este presupuesto, caracterizado fundamentalmente por el Materialismo, el Mecanicismo, el Dualismo, el Individualismo y el Ateismo.

La muerte de las fuerzas contraculturales (la última vez a mediados de los 70 en EE.UU), no se debe a una incoherencia interna, sino, como indica Racionero, al ataque despiadado del sistema. La contracultura no fracasó: fue destruida.

Bien, comencemos la breve exposición inicial que dará paso a una serie de blogs temáticos sobre modos irracionales de acceso al conocimiento trascendental

.

Románticos:

El primero en denunciar el esclavizamiento físico que producirían las máquinas y la esclavización mental que produciría el pensamiento único fue el poeta inglés William Blake (a la izquierda). El concepto básico que Blake utiliza es la imaginación, facultad humana que el racionalismo niega y categoriza como un "fallo en la máquina", un defecto como los sueños o el amor, que nos dificulta funcionar como engranajes. Sin embargo, la imaginación es vital para el progreso, pues es lo único capaz de inventar lo que aún no existe. Todos los científicos que han producido importantes innovaciones han reconocido que todas sus teorías partieron de la imaginación, fueron extraidas de una creatividad, captadas del ambiente y transformadas en algo. Así lo afirmó siempre Einstein, pero también Bohm, Lovelock, Sheldrake... Incluso a Descartes se le apareció un angel en Ulm que le dijo que el dominio del hombre sobre la naturaleza sería conseguido a través del número y la medida (sí, han oído bien: el mecanicismo lo fundó un ángel).

Los románticos del siglo XIX como Blake tenían dos frentes abiertos: el capitalismo (explotación material del hombre por el hombre) y el racionalismo (opresión mental del hombre por el hombre). Marx se centró únicamente en un ataque al capitalismo, sin llegar a entender que mientras la mente estuviera oprimida por el racionalismo, sería imposible eliminar la opresión material, porque ésta se deriva de un sistema mental previo. Así, el marxismo, que por un lado combate las condiciones materiales del capitalismo, por otro acepta las condiciones mentales que hicieron posible ese capitalismo: el racionalismo cartesiano y el monopolio del conocimiento por el método científico. Al no atacar al racionalismo, el socialismo consigue una sociedad masificada, conformista y no imaginativa, como la capitalista.

El fascismo no se da solo en política, sino también en el sistema de producción en masa, en la organización burocrática despersonalizada, en un modelo educativo cerrado y dirigista, en el pragmatismo, el arte abstracto, el positivismo lógico... Estas formas de actuar son fascistas porque reducen la diversidad, el individualismo, el erotismo y la espontaneidad. Transforman el mundo en un yermo perceptual en forma de muebles funcionales blancos rectilíneos y asépticos y edificios idénticos pero en grande. La razón no entiende la utilidad de cosas como una catedral pintada de colores, como eran casi todas las medievales antes de que les limaran las pinturas con el advenimiento del neoclasicismo.
Los románticos proponían el uso de la imaginación para destruir dicha opresión mental. Conforme a Blake, el primer derecho del hombre es el derecho a imaginar, porque razonar es repetir, mientras que imaginar es crear, y en un mundo que es continuo cambio, sólo se sienten a gusto los que crean, mientras que los que repiten sienten vértigo ante el cambio y se convierten en conservadores reaccionarios. Razonando se da la vuelta al mundo en ochenta días. Imaginando se da la vuelta al día en ochenta mundos.

Anarquistas:

Las tesis anarquistas cuadran a la perfección dentro del pensamiento irracional y underground. Kropotkin proponía integrar el trabajo para producir la riqueza en común y una total libertad para perseguir los objetivos vitales. Cualquier forma de gobierno es una perpetuación de la autoridad de una clase y por tanto un obstáculo en la evolución del individuo hacia mayores potencialidades de consciencia y plenitud vital. La razón no hace sino pervertir los impulsos naturales de amor, fraternidad, afecto, creatividad artística y curiosidad investigadora, cosa que la actual etología ha confirmado, impulsos que por otra parte pueden advertirse fácilmente en todo animal o bebé humano que no haya sido aún "educado" por nuestras oscuras mentes violentas y calculadoras. Cabe recordar también aquí que el Holocausto y el Gulag no fueron producto de las pasiones ni del fanatismo religioso, sino de una meticulosa planificación racionalista atea, al igual que otros eventos como Hiroshima y Nagasaky.

Bakunin (a la izquierda) previene contra la entronización de los científicos como déspotas con un poder restrictivo de la libertad individual comparable al de los caudillos militares. La aparición de la tecnocracia moderna ha confirmado las predicciones de Bakunin. Vivimos en un mundo en el que el industrialismo concentrado ha creado empresas como Monsanto, Newmont o Shell, más poderosas que Asurbanipal, Keops u Octavio Augusto, en su día. La tecnocracia genera dominación.

La técnica es por lo demás responsable de la creación del mejor instrumento de dominación de masas por medio de la opresión mental del que jamás se haya dispuesto, y con el cual seguro que a Hitler le habría costado mucho menos manipular la opinión pública para llegar al poder: se trata de la televisión.

Sí, lo se: nos tiran bombas atómicas encima, sueltan virus, fabrican engendros genéticos e inundan el aire con contaminación y radiación electromagnética de la que no se puede escapar ni en la cima del K2, además de torturar y matar de vez en cuando (las viejas costumbres nunca se pierden), pero si no fuera por ellos no podríamos ver Salsa Rosa todos los sábados... ¡toleremos pues su comportamiento descarriado!

Por otro lado, la visión científica del mundo es útil si se aplica a la técnica, pero nefasta si se aplica a la sociedad, porque genera una despersonalización de los individuos, que se engloban en "masas", "partidos", "naciones", conceptos abstractos equivalentes a las nociones promedio de la física: "temperatura", "presión", "entropía". La imaginación, intuición, improvisación y emoción son facultades humanas que se proscriben, porque son las que diferencian al hombre de una partícula de gas y que, por lo mismo, imposibilitan aplicar el modelo científico a la sociedad humana y ficharlo y evaluarlo estadísticamente de un modo correcto.

Proudhon critica el sufragio universal como una "especie de atomismo por el cual el legislador, como no quiere dejar expresarse a la gente individualmente, invita a los ciudadanos a expresar sus opiniones en promedio, igual que los filósofos racionalistas explican el pensamiento, la voluntad y el entendimiento por combinaciones de átomos (...). En tales circunstancias, el cuerpo de la nación es como una aglomeración de moléculas, un montón de polvo, animado desde fuera por una idea centralista subordinadora". Pero preguntar a un gas cómo se comporta no es lo mismo que hacer la misma pregunta a sus electrones. El gas tendrá una forma de comportarse "standard", mientras que a nivel cuántico sus componentes se comportan de distintas e impredecibles formas, como ya hemos visto. Con la sociedad sucede lo mismo. Por ello Proudhon propone la descentralización (especialmente una mayor autonomía municipal o incluso inframunicipal) y el individualismo como principio básico de libertad. En ello coincide con Blake. Lo mismo que no se puede aplicar la "media" de un gas a cada uno de sus componentes, tampoco hay ninguna razón para pensar que debería imponerse la "media" de una sociedad a todos sus miembros.

Manipulación dirigida al inconsciente:

Al político, como al empresario, le interesa seguridad jurídica y previsibilidad de los resultados de sus esfuerzos en su empresa. Como en este caso su empresa es ganar unas elecciones, todos los políticos coinciden en la utilización de aquella droga llamada "televisión" como mecanismo primordial de expansión del pensamiento único para conseguir una sociedad de iguales. Si todos son iguales (no me refiero a la "igualdad en la ley" ni a la deseable y nunca conseguida "igualdad ante la ley", sino a la "igualdad material"), si nadie piensa diferente, el político sabe exactamente qué mentiras tiene que decir y con qué cara para que la mayoría de clones le voten. La idea de que la igualdad sirve al poderoso para dominar mejor no es nueva; Tocqueville también la expresaba a mediados del siglo XIX:

"Mirabeau escribía secretamente al rey: comparad el nuevo estado de cosas con el Antiguo Régimen (...). La idea de no formar más que una única clase de ciudadanos le habría gustado a Richelieu: esta superficie igualitaria facilita el ejercicio del poder. Muchos reinados del gobierno absoluto no habrían hecho tanto por la autoridad real como este año de revolución".

El representacionismo característico del agonizante paradigma de la modernidad ayuda mucho al poderoso en esta tarea, porque mientras él sabe que está manipulando psicológicamente a un nivel inconsciente las mentes de la población mediante continuos mensajes y propaganda, la población, al ser materialista y representacionista, no cree en los procesos inconscientes de su propio ser, así que piensa ser libre y decidir por su cuenta. "Si, si, ya ven: yo no me dejo afectar por la publicidad... dirán", cuando el único modo efectivo de evitar la manipulación es apagar la tele y la radio y no mirar a los carteles por la calle ni escuchar cuando otros cuentan anuncios, porque la publicidad no va dirigida a nuestra razón, que ni se entera de lo que está pasando, sino al irracional, está especialmente diseñada, en su duración, intensidad, maquillaje, gestos, colores... para determinar inconscientemente la voluntad de consumo y la forma de opinar, es decir: para conseguir que la población pague a las empresas y vote los políticos anunciantes. Por ello es el mejor instrumento de poder existente: es un hipnotizador al servicio del poder en todos los hogares, desde niños hasta viejos... ¡siempre!.

Así, se llega a la paradoja de que el propio sistema racionalista, se hace valer de técnicas irracionales para perpetuarse. La televisión y los mitines apelan a las emociones, no a la razón, pero la gente, que vive el espejismo de que todo en ella es razón, piensa que entiende de qué va el asunto, que el de detrás del micrófono trata realmente de explicarle cosas, cuando lo único que ha hecho es mirar una estadística y a continuación seguir al pie de la letra los principios de la Propaganda de Joseph Goebbels que son una de las cosas útiles que los nazis nos dejaron, junto a Oppenheimer, los cohetes, Johann Strauss y el Speed.

Diversidad e individualismo naturales y espontáneos frente a igualdad y pensamiento único impuestos mediante la técnica.

Hoy el pensamiento único se expande porque la población no tiene conocimiento de su inconsciente, no sabe que también es irracional.

En los siguientes blogs hablaremos consecutivamente de diversas formas irracionales de conocer (psicodelia, psicomagia, psicochamanismo), trascendiendo ya el terreno cotidiano de la poesía, los sentimientos y la lucha política por formas de organización social más justas, como es claramente el extinto trio "mediático" de abajo:

He aquí los adalides de la revolución social española y de la nueva era de descentralización y libertad, heroes investidos de tal visión de futuro y valentía política que de seguro aparecerán en los milenarios anales intergalácticos junto a C3po y JarJar.

A quien le interese conocer la fuente principal de gran parte de lo anterior:

- Luís Racionero. Filosofías del underground. Anagrama. 1977.

.

Y aquí un breve artículo sobre la sexta extinción:

http://www.actionbioscience.org/esp/newfrontiers/eldredge2.html

.

Y para finalizar unas citas:

"El consumismo es lo que considero el verdadero y nuevo fascismo (...). El fascismo basaba su poder en la iglesia y el ejército, que no son nada comparados con la televisión".

Pier Paolo Pasolini.

.

"No me interesa razonar y coimparar: lo mío es crear"

William Blake.

.

"Hay momentos -intervalos deslumbrantes- en que parecemos elevarnos por encima de nuestra circunstancia; y esos momentos suceden cuando un acceso de sentimiento apasionado eleva e intensifica nuestra autoconsciencia. El gran objetivo de la vida es sentir, sentir que existimos, aunque sea a través del dolor".

Lord Byron.

.

"Dulce es el encanto de la Naturaleza, Nuestro intelecto entrometido altera la belleza de las formas: Matamos para disecar".

William Woodsworth.

3 comentarios:

selrak dijo...

A lo mejor os interesa esta noticia:


Experiencias místicas con una pastillita

riveronmirror dijo...

buena informaci'on, gracias por eso, checate el river on mirror, seguro lo vas a disfrutar, por all'a tambien anda el sheldrake...
http://riveronmirror.blogspot.com/

Paco Traver dijo...

Magnifico post, enhorabuena por tu blog:
http://pacotraver.wordpress.com
http://carmesi.wordpress.com